Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación

Épocas


Primera Época

La "Memoria 1991" fue el primer medio de divulgación de los criterios emitidos por el entonces Tribunal Federal Electoral, y surgió con base en el principio de publicidad que debe caracterizar a todos los actos de las instituciones y autoridades electorales. Dicha publicación se identificó como la Primera Época de la actuación del tribunal, en virtud de que la ley le confirió por primera vez la facultad de definir criterios de interpretación con carácter obligatorio, mismos que se contienen en el cuarto apartado y son las resoluciones de la Sala Central; de la Sala en comento así como de las Salas Regionales que no constituían jurisprudencia obligatoria pero eran precedentes que pudieran tomarse en cuenta.

Segunda Época

El inicio de dicha Época obedeció a las reformas constitucionales y legales de 1993, por las que se dio por concluido el sistema de auto calificación, al desaparecer los Colegios Electorales de las Cámaras de Diputados, de Senadores y posteriormente, el de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal, y la Sala de Segunda Instancia se constituyó como revisora de las resoluciones de fondo de la Sala Central y Regionales, recaídas a los recursos de inconformidad.

Los criterios relevantes fueron publicados en el Tomo II de la ?Memoria 1994? del Tribunal Federal Electoral, por lo que se transcribió la jurisprudencia fijada por la Sala de Segunda Instancia en su Primera Época (proceso electoral de 1994); los de la Sala Central en su Primera y Segunda Épocas (procesos electorales de 1991 y 1994); así como las tesis relevantes establecidas por la Sala de Segunda Instancia en 1994, la Sala Central en 1992, 1993 y 1994 y las Salas Regionales en 1994.

Tercera Época

En sesión pública celebrada el 12 de marzo de 1997, la Sala Superior autorizó el inicio de la Tercera Época con base, entre otras cosas, a la reforma constitucional de 1996, por la que el Tribunal Federal Electoral se integró al Poder Judicial de la Federación, que entre otras cuestiones, transformó la jurisdicción electoral y se establecieron nuevas bases constitucionales y legales para la integración y publicación de la jurisprudencia y tesis relevantes en la materia.

Dicha Época se origina con la idea de contar con lineamientos y disposiciones accesibles respecto a la elaboración, envío y publicación de los criterios emitidos por las Salas del Tribunal Electoral. De ahí la aprobación del Acuerdo relativo a las reglas para la elaboración, envío y publicación de las tesis relevantes y de jurisprudencia que emitan las Salas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, publicado el 24 de septiembre de 1997, el cual estableció como órgano de difusión la revista Justicia Electoral.

Cuarta Época

En el año de 2007, atendiendo a que el inicio de las épocas ha sido determinado por cambios trascendentales registrados en este órgano jurisdiccional federal con motivo de su nueva integración, la Sala Superior aprueba el acuerdo de fecha cuatro de septiembre relativo a la Creación de la Gaceta de jurisprudencia y tesis relevantes en materia electoral que emita el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación; y a la determinación del inicio de la Cuarta Época de su publicación, creando la ?Gaceta de jurisprudencia y tesis relevantes en materia electoral del Tribunal Electoral Poder Judicial de la Federación?, como un nuevo sistema de difusión de los criterios que se emiten, en la que se publican indicando el nombre del actor, de la autoridad u órgano responsable y un número progresivo que precede al rubro.

Quinta Época

Con motivo de la reforma constitucional del artículo 1°, por el cual se incorpora la proclamación de que todas las personas deben gozar de los derechos humanos reconocidos en la Carta Magna y los Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, se aprobó la Quinta Época, reafirmando así la actividad interpretativa e integradora en la protección y máxima eficacia de los derechos político-electorales, respetando dichos derechos en congruencia con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.